Contacta


Encuentra la hélice Mercury más apropiada para tu embarcación en 5 pasos
o menos


El selector de hélices Mercury te ayudará a encontrar la hélice más adecuada a tu tipo de embarcación y utilización.


Comenzar ahora »


Sobre las hélices

Donde la potencia se convierte en rendimiento

Es difícil esconder la importancia que tiene el utilizar la hélice idónea en tu embarcación – ya seas un experto navegante o un recién iniciado a la náutica de recreo. La hélice es el punto donde todo lo demás se reúne. Donde la tecnología entra en contacto con el agua, donde la potencia se convierte en rendimiento.
  im1

Comprender los principios científicos básicos tras el diseño de una hélice te ayudará a comprender su importancia y te ayudará a elegir la hélice Mercury Marine más idónea para cubrir tus necesidades y cumplir con las expectativas una vez en el agua así como para lograr una experiencia náutica más satisfactoria y enriquecedora.


Sobre las hélices


El concepto "Push/Pull" (Empujar/tirar)


Para comprender este concepto, congelemos una hélice hasta el punto de que una de las hélices se proyecte directamente fuera de la página (Figura 3-1). Ésta es una hélice de giro a derechas cuya pala gira de arriba abajo y se mueve de izquierda a derecha. Mientras la pala rota y se mueve hacia abajo empuja el agua hacia debajo de igual manera que nuestra mano cuando nadamos. Al mismo tiempo, el agua se mueve hacia la parte posterior de la pala para llenar el espacio dejado por ésta en su movimiento. Ello da lugar a una diferencia de presión entre los dos lados de la pala; una presión positiva o con efecto de empuje y una presión negativa o con efecto de tirar. Esta acción, por supuesto, sucede en una de las palas alrededor del circulo de rotación mientras el motor hace girar la hélice. De esta manera está empujando y tirando del agua.
 

im2

Empuje/Velocidad

Estas presiones hacen que el agua llegue a la hélice y coja velocidad desde atrás, como lo hace un ventilador de hogar cogiendo aire por detrás y expulsándolo por delante (Figura 3-2 más abajo).
La hélice marina tira o empuja el agua desde su lateral frontal hacia un cilindro imaginario un poco más grande que el diámetro de la hélice (Figura 3-3). El extremo frontal de la hélice es el lado que mira hacia la embarcación. Según gira la hélice, el agua coge aceleración creando una corriente de propulsión de gran velocidad tras la hélice. Esta corriente de propulsión es de un diámetro más pequeño que el diámetro de la hélice.

Esta acción de propulsión del agua, tirando y empujando a gran velocidad añade impulso al agua. Este cambio en la velocidad o aceleración de agua da lugar a una mayor fuerza de empuje.

Cómo seleccionar la hélice
Cómo elegir el paso de hélice

Un paso es la distancia que recorrería una hélice en una revolución si se moviera por un sólido suave, como un tornillo por la madera. Cuando una hélice se identifica como 13 3/4 x 21, tiene un diámetro de 13 3/4" (35 cm) con 21" (53 cm) de paso. En teoría, esta hélice se desplazaría 21" en una revolución. Un paso se parece más a un conjunto de engranajes.
Para un motor determinado que quiere funcionar a unas rpm determinadas, cuanto más rápido pueda ir el barco, más paso necesitará.

1. Identificar el fabricante, modelo, año de fabricación y potencia de tu motor.

2. Consultar en el manual del propietario las RPM máximas recomendadas para tu motor.

3. Con la hélice disponible, comprobar que el motor alcanza las mencionadas RPM máximas. Varía el ángulo del power trim y la velocidad máxima. La embarcación deberá estar cargada como en condiciones normales de funcionamiento y con el depósito de combustible lleno.

4. Si tu motor no alcanza las RPM máximas recomendadas, varía el paso de la hélice teniendo en cuenta lo siguiente:

   1. Añadir 1 pulgada de paso reduce las RPM máximas del motor entre 150-200 RPM.
   2. Restar 1 pulgada de paso aumenta las RPM máxima del motor entre 150-200 RPM
   3. Si cambias de una hélice de tres a cuatro palas, recuerda que la hélice de 4 palas proporciona entre 50 y 100 RPM menos que las hélices de tres palas con el mismo paso.
Cómo elegir entre Acero Inoxidable y Aluminio

El material más popular, con diferencia, utilizado actualmente en las hélices es el aluminio. Es resistente, se repara fácilmente y presenta una elevada resistencia a la corrosión. Sin embargo, el acero inoxidable es cinco veces más resistente. De hecho, es el material más duro y duradero de todos los utilizados en la fabricación de hélices. Esto significa que es más resistente frente a los arañazos y abolladuras que acosan normalmente a las hélices de aluminio, y que las palas de acero inoxidable pueden ser menos gruesas y aumentar su eficiencia.
No es sorprendente que el acero inoxidable sea mucho más resistente a la corrosión que el aluminio aunque, si se sumerge en agua salada y no se aplica la protección anódica adecuada, puede corroer las superficies de aluminio cercanas. Además, mientras que las hélices de aluminio no se diseñan para tipos de embarcaciones concretas, las palas de acero inoxidable son muy específicas, lo que permite elegir exactamente el rendimiento deseado. Así que, si lo que buscas es una mayor aceleración, una velocidad punta máxima y mayor eficiencia general, deberás considerar las hélices de acero inoxidable.

En relación con los impactos bajo el agua, nuestros ingenieros no han encontrado diferencias sustanciales en la repercusión sobre el eje de la hélice ya sea la hélice de aluminio o de acero inoxidable. Nuestro sistema de núcleo Flo-Torq II proporciona la mayor protección en impactos bajo el agua.
Cómo elegir el número de palas

La elección entre una hélice de tres o cuatro palas depende principalmente de las características de rendimiento de la embarcación. La hélice de tres palas normalmente ofrece un mejor rendimiento a máxima aceleración en aplicaciones con una cierta profundidad mientras que las hélices de cuatro palas proporcionan una mejor aceleración y un funcionamiento más suave a velocidad crucero.


im3
La mayoría de hélices están compuestas por tres palas formando un compromiso entre vibración, tamaño adecuado, rendimiento y coste. La diferencia de rendimiento entre una hélice de dos o tres palas se considera menos significativa que la diferencia de vibraciones. Casi todas las hélices suelen tener tres o cuatro palas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de cookies.