Contacta

La buena noticia es que la corrosión puede evitarse! La corrosión marina es un hecho en el mundo náutico pero puede proteger su inversión con un adecuado y diligente mantenimiento. Como propietario de una embarcación, USTED es la clave principal para una eficaz protección contra la corrosión. A continuación, algunas cosas que usted debería saber:

1. Todos los motores dentrofueraborda MerCruiser disponen, de serie, de ánodos de aluminio autosacrificantes además de disfrutar de una garantía de 3 años contra algunos tipos de corrosión (consulte el Manual de Mantenimiento para mayor información).

2. Los dentrofuerabordas con transmisiones Bravo van equipados también con un MerCathode, opcional en motores con transmisiones Alpha.

3. Recomendamos los ánodos de magnesio UNICAMENTE para navegación en agua dulce. Puede adquirirlos en el Servicio Oficial más cercano.

4. Tanto los ánodos como las transmisiones deben ser inspeccionadas regularmente en busca de signos de corrosión. Nunca pinte los ánodos.

5. No todos los ánodos son iguales. No sacrifique la protección de su motor utilizando ánodos de peor calidad disponibles en el mercado.

6. Un Servicio MerCruiser deberá inspeccionar, una vez año, el funcionamiento del MerCathode. No pinte ni dañe el MerCathode.

7. Las condiciones medioambientales locales, en las que se encuentra su motor, podrían hacer obligatoria la instalación de ánodos adicionales u otros dispositivos de protección.

8. Siempre que incorpore accesorios de acero inoxidable (por ejemplos hélices o timones de deriva) es buena idea hacer que comprueben que la resistencia a la corrosión de su motor es la adecuada.

9. Si usted suele utilizar una toma de corriente en puerto, deberá instalar un aislante galvánico para proteger el motor de las corrientes eléctricas bajo el agua (electrolisis) ya sean de los accesorios de su embarcación o de las embarcaciones cercanas.

10. Hay muchos factores que producen corrosión, tales como la aplicación de una pintura antialgas, inadecuada o mal aplicada, la formación de caracolillo en el casco, las corrientes eléctricas bajo el agua (electrolisis), un MerCathode dañado o incorrectamente conectado, etc. Todos estos factores no están cubiertos por la garantía.

11. Si usted aprecia signos de corrosión, póngase en contacto con el Servicio MerCruiser más cercano para que compruebe la posible corrosión del casco en el agua. Esta prueba ayudará al Servicio a evaluar el nivel de protección y las fuentes de corrosión.

12. Consulte el Manual de Mantenimiento para mayor información.

13. Solicite al Servicio MerCruiser el manual sobre corrosión, “Guía de Protección contra la corrosión marina” Ref. 90-88181301.

La garantía por corrosión es de tres años desde la fecha de venta del conjunto para motores MerCruiser, posteriores en USA a 1988 con 2 años de garantía. Consulte la sección sobre garantía por corrosión en la sección sobre la garantía del producto en el Manual de Mantenimiento.

El motor deberá protegerse contra ciertos tipos de corrosión utilizando sistemas como el MerCathode y/o un aislante galvánico. Estos tipos de corrosión incluyen los daños ocasionados por corrientes eléctricas bajo el agua (tomas de corriente en puerto, embarcaciones cercanas, metales sumergidos). Es responsabilidad del propietario asegurarse de que todos los dispositivos anti-corrosión necesarios funcionan perfectamente proporcionando la protección adecuada.

El sistema Mercury Precision MerCathode proporciona protección automática contra la corrosión galvánica. Es un magnífico dispositivo que funciona con la batería de 12 voltios de la embarcación y proporciona protección creando una corriente contraria de bloqueo que detiene el flujo destructivo de las corrientes galvánicas. Si no se le ha suministrado el motor con un sistema MerCathode, TOURON le recomienda firmemente que lo instale, especialmente si su embarcación va equipada con una hélice de acero inoxidable o si tiene algún otro material de acero inoxidable sumergido bajo el agua.

El aislante galvánico Mercury Precision es un magnífico dispositivo que está conectado en línea en el circuito a masa de la embarcación, a la cabeza de todas las conexiones a masa de la misma. Este dispositivo funciona como un filtro, bloqueando el destructivo flujo de corriente galvánica de bajo voltaje (DC) pero manteniendo la integridad del circuito a masa. El aislante galvánico solo es necesario en embarcaciones que utilizan tomas de corriente en puerto.

Uno de los primeros signos de corrosión galvánica es que la pintura se levanta (comenzando por los bordes más afilados) y por debajo de la línea de flotación, formándose una sustancia blanca en las zonas metálicas expuestas. Cuando la corrosión continúa, las zonas metálicas expuestas acaban profundamente picadas, hasta perder por completo el material. La corrosión galvánica de la transmisión y de los componentes de aluminio bajo el agua de su embarcación, se acrecienta al instalar componentes de acero inoxidable como hélices, flaps (conectados a masa motor) u otros sistemas de dirección de venta en el mercado. Siempre que incorpore accesorios de acero inoxidable, es buena idea hacer que comprueben la resistencia a la corrosión de su motor para asegurarse de que es la adecuada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de cookies.